Cómo ser un gurú de Internet II: el lenguaje

Tras los fundamentos para convertirse en un gurú de Internet (10 consejos para ser un gurú de Internet), el siguiente paso para consagrarte como ciber-referencia es aprender a utilizar el lenguaje adecuado.

La finalidad de esta jerga o idioma, es básicamente una: hacer saber lo que vales (o tirarte el pegote vamos).

Reglas básicas a tener en cuenta.

Un gurú…

  1. no le hace un apaño a un colega con ese blog que se está montando, un gurú tiene proyectos.
  2. no queda con unos amigos para ver qué quieren de él, un gurú asiste a una toma de requerimientos.
  3. no se pasa por un evento para ver qué se cuece, un gurú hace networking.
  4. no asiste a esa reunión que ha montado un conocido y a la que le ha suplicado que vaya, un gurú ha sido invitado a un evento.
  5. no opina o cree sobre algo, un gurú da su experta visión del tema y sentencia.
  6. nunca dice “no lo sé”, un gurú no puede atenderte en este momento.
  7. lo sabe todo y lo que no sabe, se lo inventa.
  8. no descubre algo nuevo, ya lo sabía y ahora te lo recomienda.
  9. no habla de cosas banales, expone formas de vida alternativas.
  10. no hace chistes malos, tiene un humor irónico sólo para inteligentes.

Interioriza estas 10 máximas y ponlas en práctica hoy mismo.

Nota: este 2º tema del curso “Cómo ser un gurú en Internet” te asegurará un nivel 2 en la escala de gurús. En próximas lecciones veremos cómo aplicar estas mismas reglas a las redes sociales.

Nota 2: cuidado con el uso de la 7ª regla. Si bien es muy útil entre neófitos puede llevarte a situaciones embarazosas entre gurús avanzados.

 

Anuncios

10 consejos para ser un gurú de Internet

Todo bloguero que se precie ha de tender, necesariamente, a ser un gurú de Internet. ¿Y cómo se consigue? He aquí el decálogo imprescindible para convertirte en un gurú del cibermundillo:

  1. Monta un portal de Internet. De lo que sea: vende tornillos, crea una red social de aficionados al bobsleigh o el primer foro de coleccionistas de fotos de pingüinos.
  2. Auto-proclámate una autoridad en la materia. Si tu portal es único en su temática será más fácil. Nadie sabe más que tú sobre el mundo del tornillo, ¿quién va a demostrar lo contrario?
  3. Ábrete un blog y divaga sobre cualquier tema. No es necesario que lo lea mucha gente, basta con 10 ó 20 amigos que corran la voz.
  4. Empieza los posts de tu blog, al menos 1 de cada 2 veces, por alguna de estas fórmulas: yo, mi, me, conmigo. Yo creo, mi opinión, me preguntaron, estuvo conmigo… básico para que el mundo sea consciente de que lo importante, eres tú.
  5. Mantén al día tu perfil en toooodas las redes sociales del mundo. Twitter, Facebook y Linkedin son tus reinos.
  6. Apáñatelas para salir al menos una vez cada 2 meses en algún medio. Sí, “elabcdeltornillo.com” también vale.
  7. Codéate con otros gurús. Ya sabes, dime con quien andas…
  8. Acude a todos los encuentros cuyos títulos lleven las palabras iniciadores o emprendedores.
  9. Escribe un post dando 10 consejos imprescindibles para sobrevivir en un mundo 2.0
  10. Aprende a encajar las críticas con humor, que Internet al fin y al cabo, hoy por hoy no es más que un gran espacio de debate 😉