Este 2022 no habrá propósitos de año nuevo, ni repaso de los logros del anterior, ni deseos a cumplir o exigencias para mí misma.

Este año voy a dejarme llevar, dejar que la vida me ponga donde desee, tumbarme boca arriba en el agua, en perfecto equilibrio, haciendo el muerto y tratando de no chocar con las piedras o troncos que puedan cruzarse en el devenir del río.

Me propongo no tomar muchas decisiones, vivir poquito a poquito y recuperar pequeñas cosas sin mucho esfuerzo: volver a leer de modo consciente, volver a escribir, sentarme cada tarde unos minutos a observar a mis hijos, tomarme una caña bajo el sol o un vino bajo una manta.

Decir te quiero, recibir algún abrazo, alargar la ducha 5 minutos más, llorar al acabar la película, caminar viendo escaparates o junto al mar, no excusarme por no hacer lo que no me gusta. Dejarme vivir.

Sólo eso, estar aquí y saber que lo estoy. Recuperar un puñado de la calma perdida, la sonrisa no forzada. Para así, al acabar el año, poder reconocerme en el espejo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s