Pintar una web, ¿por dónde empiezo?

Cuando un proyecto comienza de cero, cuando lo único que tenemos es la idea del producto web o su reflejo offline, la arquitectura de la información es el primer paso.

Por supuesto, antes de esto tendrás que sentarte a hacer una buena toma de requisitos, entender el producto, su casuística y al usuario. Definir casos de uso y lo que pasará dentro y fuera de la web con cada uno de ellos. Ésa siempre es la base obligatoria.

Tras eso, coge papel y lápiz y trata de pensar en la estructura de tu web o app. Ahí van algunas recomendaciones para estructurar un proyecto desde cero:

1. Entender el producto: desgranar la idea, hacerla tuya, entenderla tan bien que prácticamente seas capaz de contestar a cualquier pregunta de tu posible cliente (si la idea es tuya) o a las mismas preguntas que respondería su creador (si viene de un cliente).

2. Piensa de abajo a arriba: comienza con la pantalla del producto en sí, la página de conversión, y luego piensa en los múltiples caminos para llegar a ella. Por ejemplo, si se tratase de un supermercado online, el producto podría ser un cartón de leche. Desde la página donde adquieres este producto, será más fácil pensar en secciones, home, categorías, etc.

3. Ten en cuenta el SEO: la arquitectura debe tener en cuenta el SEO, incluso a veces venir marcada totalmente por el mismo. Ten en cuenta que se trata de la forma en que el usuario está buscando. Elementos como el menú reflejarán sin duda esas búsquedas.
ejemplo_arquitectura_seo

4. Piensa escalable: no crees un producto digital que si mañana crece te obligue a deshacer y volver a construir tu web o aplicación. Ten en cuenta tu posible crecimiento y crea un producto escalable.

5. Web, versión móvil, responsive y apps. ¿Has tenido en cuenta cuál es la mejor plataforma? ¿dónde está tu usuario? ¿vale la pena crear una app o una versión web?

6. Cabecera y pie: suelen ser elementos comunes a toda la plataforma, piénsalos bien y trata de que sean un “lugar común” para el usuario.

7. Idiomas: si tu producto se lanzará en varios idiomas, ahora o a futuro, tenlo en cuenta; éste es uno de los elementos que más puede modificar tu arquitectura.

8. Zonas privadas: formularios, zona de usuario, perfiles, alta de productos… A menudo son páginas o secciones no indexables que deciden la experiencia de tu cliente. Es habitual que tu plataforma se divida en dos: una zona para tu usuario o consumidor y otra para tu cliente o anunciante. No descuides a ninguno.

9. Landings y elementos fuera de la arquitectura principal: si trabajas desde el SEO podrás preveer necesidades como las landings u otras páginas de aterrizaje.

10. Flujo de emails: tras crear la arquitectura de la web suelo pensar en el flujo de emails. Email de bienvenida, recordatorios, abandonos, etc.

 

Flujo_emails

Una vez tengas el diagrama con la arquitectura de la web será más fácil comenzar a diseñar cada página.

Y tú, ¿por dónde empezaste tu proyecto?

Anuncios

Pregúntame por qué

¿Cuándo fue la última vez que preguntaste a tu usuario por qué?

Esta simple pregunta puede salvar muchos errores en tu web, mejorar tu conversión, disminuir el rebote de tus páginas o redifinir tu producto para mejor servicio de sus consumidores.

10 momentos en los que deberías plantearte preguntar a tu usuario por qué:

  1. Al abandonar su proceso de compra
  2. Si no finaliza el alta en tu página
  3. Cuándo se da de baja de tu web
  4. Si marca tus emails como spam
  5. Cuándo se da de baja de tus emails o newsletter
  6. Si no te envía esa información que le falta para completar la transacción que inició
  7. Cuándo cancela una reserva o pedido
  8. Si hace demasiado tiempo que no utiliza tu web
  9. Cuándo ha quedado satisfecho con tu servicio
  10. Cuándo le tienes “a mano”

why

 

¿Cómo lo hago? Métodos para tener respuestas de tus usuarios

Son muchos los modos de llegar a tu usuario (seguro que tú lo sabes mejor que nadie), y muchas las herramientas que existen ya en el mercado para recoger su feedback : botones, formularios, preguntas ad hoc… Escoge aquél que mejor se adecue al momento y al perfil de tu cliente. Aquí un abanico de algunos de los métodos más sencillos:

  1. Por email, tras abandonar tu web o proceso de compra. Un mensaje de tú a tú preguntando si tuvo algún problema.
  2. Encuestas masivas: si guardas una base de datos de aquellos que se dieron de baja de tu página. A veces un simple formulario de Google basta para aclarar muchas dudas.
  3. Por teléfono: si el coste de la información que consigas compensa, no dudes en llamarle.
  4. Chat online: son muchas las webs que ya lo usan. Si el volúmen de tu empresa te lo permite, nada mejor que una ayuda online.chat online
  5. Asistentes virtuales. Sí, sí, como nuestra amiga Irene de Renfe.
  6. En persona, invitándole a un pequeño focus group o entrevista.
  7. A través de un formulario: habilita una sección en tu web al clásico “sugerencias y quejas” o pequeños “buzones” donde el usuario pueda responder a preguntas como “¿echas algo en falta?” o “¿no encuentras lo que quieres?”
  8. Comentarios y opiniones en tu blog o página. Admite las críticas, dejan que voten tu servicio.
  9. Redes sociales: ¿acaso no abriste ese perfil para tener información de tus usuarios?
  10. Test de usuarios: si el problema empieza a preocuparte, consulta con un experto UX. Un test de usuarios, por ejemplo, puede marcar un punto de inflexión.

Y tú ¿cuándo y cómo preguntas a tu usuario por qué?

Menús de navegación ¿en serio?

Navidad. Dando vueltas por distintas páginas buscando regalos o algo que me inspire, llego a la web www.dscuento.com

Decido echar un vistazo a los móviles, ya que estoy pensando en cambiar el mío.

Primera decisión: entiendo que estará en la sección de “Electrónica”.

Cabecera dscuento.com

Hasta aquí todo bien. Clico en el enlace.

Aterrizo en una página donde lo primero que me ofrece son “accesorios de electrónica”; o al menos eso es lo más visible.
Mal empezamos si veo los “accesorios de” antes que los productos de electrónica en sí…

Vuelvo al menú en busca de más ayuda y me encuentro con la siguiente división:

Menú por género en dscuento.com

¿¿¿En serio???

¿De veras esa es la principal división que se nos ocurre para artículos de electrónica? ¿Qué habrá debajo? ¿Depiladoras eléctricas en la sección de mujer y taladradoras para hombres?

Y lo mejor de todo, es que al pinchar en una u otra sólo encuentro fundas para móviles. Eso sí, la primera en la sección de mujeres es rosa, y en la de la sección de hombres azul.

what the fuck?