UX somos todos

“Es que vosotros sois un privilegiados”, “vuestro curro sí que mola”, “cómo os lo pasáis en vuestro departamento”.

Sobre todo a los que curráis en producto, los que formáis parte de un equipo UX dentro de una organización más grande, os sonarán esas expresiones. Yo las oía ya hace casi 10 años y sigo escuchándolas hoy.

Al equipo UX siguen viéndonos a menudo como ese equipo divertido que hace cosas distintas, que no se pasa ante el ordenador toda la jornada y que parece tener más libertad que ninguno para hacer ciertas dinámicas. Y eso crea incluso a veces malos rollos, miradas furtivas envidiosas y una extraña frontera tecnológica dentro de la empresa que a veces es difícil de salvar. Y eso no nos favorece claro, ni como compañeros ni como profesionales.

¿Cómo evitarlo? Evangelizando en UX

  1. Gánate al equipo de desarrollo, haz frente común, sois un equipo. Intenta que las decisiones vengan desde “Tecnología”, no ser un filtro entre IT y el resto de la empresa o incluso tu jefe o cliente. Es más fácil decirle al jefe “hacerlo de ese modo nos complicará la vida y la fecha de entrega por esto” que “es que  IT dice que eso no se puede hacer”. Pierdes credibilidad, pierdes confianza y la oportunidad de avanzar más y mejor.

    Reaction GIF: what?, suspicious, Michael Stuhlbarg, A Serious Man

  2. Que hacer UX sea inevitable: no intentes meter con calzador un manual de buenas prácticas UX, haz que el llegar a ellas surja de manera natural. No  intentes colar un test de usuario, haz ver el momento en el que hacerlo es una solución. No obligues al equipo a adaptarte a tu metodología de trabajo, adáptate tú a la suya y aconseja mejoras, da pequeños pasos. Un día te darás cuenta de que ese manual se ha escrito solo.

  3. Cuéntales qué haces, no dejes que creen un misterio alrededor de tu trabajo. Acércales tus tareas, cuéntaselas, explícales qué haces pero, sobre todo para qué lo haces.

  4. Escúchales, escúchales y vuelve a escucharles. Una queja en el café puede ser una mejora, un nuevo desarrollo o una idea que escale hasta negocio. Deja que te cuenten lo que opinan, valorar sus aportaciones e incentiva que te hagan llegar sus sugerencias.Hay formas sencillas, en una ocasión se me ocurrió otorgar una insignia (lo que llamamos “teterux”) por cada idea ux que viniese de otros equipos. Pasear por la sala continua y ver al equipo comercial, por ejemplo, con sus teterux impresas en el escritorio a modo de vitrina de premios fue la prueba de que estábamos al menos llegando un poquito hasta ellos.


    Tetera_imposible
    Teterux

     


  5. No busques fuera lo que puedes encontrar dentro. ¿Vas a hacer un test de usuario? Deja que tu primer usuario sea alguien interno, prueba con él y deja que participe en tu “ensayo general”. ¿Vas a hacer un focus group? Tal vez puedas empezar por hacer uno interno, la gente del equipo seguro tiene algo que aportar.

  6. Interésate por lo que ellos hacen. Si no conoces su trabajo difícilmente podrás mejorarlo. Siéntate a su lado una tarde, escucha como atienden las llamadas, cómo se enfrentan a las dudas de los usuarios, coge alguna llamada tú, juega a ponerte en su piel.

  7. Que sepan que trabajas también para ellos. Recuerda que tu usuario no es sólo el que está al otro lado de la web, también hay un usuario interno que puede mejorar el producto y la productividad. Y ellos deben saberlo, no alimentes la idea de que trabajas para el usuario externo a pesar del equipo. Recuerda, por ejemplo, que a veces Perder también es un objetivo especialmente cuando lo que pierdes es frustración de quien se sienta a tu lado.

  8. Cualquier excusa es buena si la respuesta es UX. Encuentra excusas para acercar tu trabajo, para evangelizar. Hace unos años, por ejemplo, desde el equipo UX celebramos el día de la Usabilidad regalando chupachups a cambio de “ideas usables” por parte del equipo. Incluso valoramos la idea más currada y fue el ganador de una botella de vino 🙂


    collage

  9. Informa y forma. Cuéntales qué acabas de hacer, qué es eso que se ha subido a producción, para que sirve el test de usuarios que estás montando, cuáles son tus proyectos para el siguiente sprint. Si pasan por tu lado cuéntales qué es un prototipo y muéstarles el último que estás haciendo. Si les pides ayuda, que sepan para qué es, el fin último de lo que persigues. Y sobre todo no caigas nunca en el “no lo van a entender”. No tengas miedo de explicar que es una landing, un prototipo, ser responsive… deja que hablen tu idioma y que ellos te enseñen el suyo. No crees barreras, rómpelas.

  10. No todo es digital, desde UX puedes ayudar no sólo a mejorar la web, la app o el gestor de contenidos. Seguro que puedes aportar metodologías y herramientas que sirvan al comercial a mejorar las ventas, al equipo de marketing a conocer a su usuario o a la persona de finanzas a agilizar su trabajo.

Y sobre todo, sobre todo, sobre todo, deja claro que Yo no soy tonto, pero tú tampoco.

Ni UX habla chino, ni necesitamos hacer jeroglíficos de nuestras tareas. Baja el lenguaje, explica a pie de calle, no cuentes que “hacer un rebranding pasa por usar metodología scrum con la finalidad de crear un producto responsive para satisfacer el user jorney” 😛

Anuncios

10 similitudes entre hacerse freelance y encargar un niño

Le das vueltas, quieres un cambio y sabes que pasa por ello. Te animas a ti misma y das el paso… ¡voy a ser freelance! o… ¡tengamos un hijo!

Pues antes de que te pongas, amig@, debes saber que hay 10 cosas por las que pasarás sí o sí tomes la decisión que tomes:

  1. Necesitarás un buen colchón. Sin ahorros, esto es como tirarse a la piscina.
  2. Prepárate para hacer papeleos de los que, probablemente, jamás oíste hablar.
  3. Renegocias las “normas” con tu pareja. El escenario ha cambiado, vuelta al debate continuo.
  4. Fusilas todos tus horarios. La técnica pomodoro te parecerá un sueño.
  5. Requerirás de espacio extra, haz hueco al nuevo freelance/niño.
  6. Echa mano de tu red de contactos, necesitarás de su colaboración.
  7. Tu vida social cambia, de repente te sorprendes buscando a gente en tu misma situación.
  8. Te convences de que irá a mejor, “lo duro es el primer año”.
  9. Te pasas el día en alerta y con la sensación de que no tienes tiempo para nada.
  10. Todo el mundo opina sobre tu situación. Los consejos te llueven a mansalva.

Bebé freelance

¿Encargamos un freelance?

UXSpain 2014, píldoras de nuestro evento

Por tercer año se celebró UXSpain, esta vez en Granada, y, por tercer año asistimos a la cita, imprescindible para mí desde su primera edición.

Llego tarde, lo sé, pero no podía dejar de escribir este post aunque sólo sea para dar las gracias un año más a sus organizadores: César GarcíaYusef HassanSergio Ortega y Sergi Sánchez.

No os voy a contar lo que pasó allí por dos motivos: porque este evento es para vivirlo y porque son muchos los post que ya han recogido extensamente resúmenes y apuntes de las ponencias.

Os dejo, eso sí, algunas píldoras que me llevé conmigo:

  • De Maritza Guaderrama (@garua): “Los diseñadores somos productores de símbolos”, “El dato no se busca ni se encuentra, se construye” y “Tiene éxito en este campo el que es que capaz de lidiar con la complejidad”. Tres frases inspiradoras y con las que estoy totalmente de acuerdo.
  • La historia que nos contó Alfonso Morcuende (@NoamMorrissey) sobre Stu Rasmussen. Una metáfora que recodaré siempre y usaré ante aquellos que se atrevan a decir que el diseño se trata sólo de un impacto visual. Con esa historia Alfonso nos enseñó cuán importante puede ser un gesto para cambiar una esencia.
  • Esta imagen de la genial charla de Sergio de la casa (@sergiodelacasa), en la que descubrimos que la 1ª razón por la que fracasan las startups es porque ignoran a sus clientes !!!!

Motivos por los que fracasan las startups

  • El curro de  Jorge Galindo Cruces (@Jorge__Galindo), que no sólo nos ofreció una gran ponencia sino que además dio datos concretos, ejemplos, detalles y el acceso a todo lo que nos contó a través de esta web bien trabajada para que nada caiga en el olvido: http://uxspain.47deg.com/
  • Los proyectos que Alberto Martínez nos trajo desde Culdesac, ejemplo perfecto de que el trabajo bien hecho habla por sí solo. Le bastó contarnos algunos de sus trabajos para dejarnos con la boca abierta.
  • La capacidad inspiradora de Pere Rosales (@prosales). En su taller de innovación creativa nos dio algunas pautas y nos enfrentó a un caso práctico. ¿Lo mejor del taller? El propio Pere, sin duda. Su capacidad para inspirar, concretar y conducir al que piensa junto a él.

Vista nocturna de la Alhambra

Me quedo además con las charlas, con los reencuentros, con la gente nueva que conocí, con los cafés debatiendo sobre el sector, las tapas discutiendo sobre las ponencias, la visita nocturna a la Alhambra, las horas robadas al sueño y los abrazos recogidos. ¡Una experiencia de usuario de 10!

No dejes de leer el resumen del Blog de UXSpain: http://uxspain.com/blog/presentaciones-y-resumenes-uxspain-2014/

Menús de navegación ¿en serio?

Navidad. Dando vueltas por distintas páginas buscando regalos o algo que me inspire, llego a la web www.dscuento.com

Decido echar un vistazo a los móviles, ya que estoy pensando en cambiar el mío.

Primera decisión: entiendo que estará en la sección de “Electrónica”.

Cabecera dscuento.com

Hasta aquí todo bien. Clico en el enlace.

Aterrizo en una página donde lo primero que me ofrece son “accesorios de electrónica”; o al menos eso es lo más visible.
Mal empezamos si veo los “accesorios de” antes que los productos de electrónica en sí…

Vuelvo al menú en busca de más ayuda y me encuentro con la siguiente división:

Menú por género en dscuento.com

¿¿¿En serio???

¿De veras esa es la principal división que se nos ocurre para artículos de electrónica? ¿Qué habrá debajo? ¿Depiladoras eléctricas en la sección de mujer y taladradoras para hombres?

Y lo mejor de todo, es que al pinchar en una u otra sólo encuentro fundas para móviles. Eso sí, la primera en la sección de mujeres es rosa, y en la de la sección de hombres azul.

what the fuck?

Rediseñando reclamador.es

Esta semana reclamador.es estrena nueva web, un rediseño por dentro y por fuera en el que he participado del lado de la usabilidad y experiencia de usuario.

El proyecto, que comenzó como lo que parecían unas pinceladas UX ha terminado dándole la vuelta a la página cual calcetín.

Para quien no lo sepa, reclamador.es es hoy una plataforma destinada a defender los derechos de los ciudadanos ante las aerolíneas. Retrasos, pérdidas de equipaje, overbooking o cancelaciones de vuelo son algunos de los casos que reclamador y su equipo de abogados llevará por ti. Lo mejor es que sólo cobran a éxito; es decir, sólo si ganan tu caso se llevan un porcentaje del 25% sobre la indemnización.

reclamador.es¿Qué le faltaba a reclamador.es?

La primera vez que hablé con Pablo, su fundador y CEO, me dio la impresión de que faltaba en su web ese lado humano que estaba en su idea original. La parte de inconformismo, el lado social y humano con el que ellos defienden su proyecto.

Finalmente, creo que el cambio de la web se asentó en 3 patas:

  1. Sencillez: mejora de sus formularios para hacerlos más sencillos al usuario. Un lenguaje más cerca de cómo alguien cuenta su incidencia en un vuelo a un amigo que al lenguaje de un abogado.
  2. Social: darle ese toque humano, dar visibilidad a sus redes, a la parte de derechos del viajero y a un tesoro que entonces estaba bastante escondido en su web, los muchos testimonios de sus clientes.
  3. Conversión: mejorar la conversión de usuarios que incluyen sus reclamaciones en la web facilitándole volver a su reclamación en cualquier momento, hacer un seguimiento de la misma, etc.

Creo que hemos conseguido bastante bien estos 3 objetivos, aunque aún es pronto para sacar conclusiones.

Lo que sí es seguro es que reclamador.es ahora es más fácil de recordar gracias a ese “Robin Hood” que Daniel Solana se ha currado (entre otras muchas cosas) en el nuevo diseño de reclamador.es.